Titulitis: ¿para quién nos formamos?

Anoche estuve escaneando todos los diplomas y certificados que tengo. Era para presentarlos vía telemática para unas plazas de profesor asociado que muy posiblemente no conseguiré. Los que conozcáis el mundo universitario sabréis que muchas veces esos puestos de trabajo ya tienen nombre y apellidos antes de publicarse. Pero hoy no voy a analizar la espinosa relación que hay entre universidad y meritocracia.

Lo que descubrí viendo mis títulos, que este viernes alcanzarán los 70 (eso suponiendo que no haya perdido ninguno), es que ha habido una evolución en mis inquietudes formativas. Sobre todo en los últimos tres años y medio en los que disfruto y sufro el privilegio de ser mi jefe y he acumulado el doble de diplomas que en los 8 años anteriores.

Durante mucho tiempo lo que me preocupó fundamentalmente fueron las vacas, las ovejas las cabras; únicamente los animales. Mi objetivo era conocer todo lo conocible sobre su fisiología, comportamiento, enfermedades, tratamientos… En mi cabeza sólo estaba el animal: su salud, su bienestar, su genética, su alimentación, su calidad… Los primeros congresos a los que asistí me fascinaron. En el primer congreso de ANEMBE al que fui en Ávila en 2011 sólo quería ser una esponja y atrapar conocimiento. Me agobiaba tener que elegir entre dos charlas que parecían tan interesantes y perderme lo que estuvieran diciendo en la otra sala. Necesitaba aprender, aprender y aprender; porque descubrí que lo que conocía era mucho menos que lo que desconocía. Y en eso me centré: cursos, congresos, jornadas, libros, revistas, charlas, internet. Siempre pensando en los animales. Para saber lo que hoy sé, reconociendo que aún me queda mucho por aprender, me ha tocado invertir muchas horas, esfuerzos y recursos económicos. Y me alegro de haberlo hecho y seguir haciéndolo.

Diploma XVI anembe Sergio Santos

Pero tras esos esfuerzos que todo buen veterinario debe hacer durante toda su vida profesional mi visión está reorientándose. Ya el año pasado me dijo Joaquín Ranz (vocal de medicina de ANEMBE y al que considero un gran clínico): “si de un congreso de medicina te llevas un par de detalles para cambiar en tu trabajo diario ya ha merecido la pena”. Y estoy de acuerdo. Cuando ya se tiene una buena base técnica los cursos y congresos sobre medicina y patología están bien para actualizarse pero son mucho más importantes como punto de encuentro para generar sinergias y abrir la mente.

Hoy, sólo 4 años después de ese congreso de Ávila, y con multitud de títulos en la carpeta mis inquietudes formativas se están reconduciendo. Sin haber dejado de preocuparme por el animal (prueba de ello es la última comunicación sobre toracoscopia que hemos presentado), lo que más me importa actualmente es formarme en cómo ser útil al ganadero.

Creo que el primero que me abrió los ojos en ese sentido fue Vicente Jimeno. Él siempre ha abogado por ser menos “veterinarios bomberos” cuya única misión es apagar fuegos. Debemos convertirnos en aliados de nuestros clientes para que su empresa sea rentable. Ahí es dónde quiero poner el foco hoy. En ser capaz de poner en práctica los conocimientos técnicos que existen para junto al ganadero poder mejorar la explotación. Para ello se puede hacer crecer la cuenta de explotación, facilitar el manejo, optimizar su mano de obra, etc.; en definitiva, nuestro objetivo es mejorar la calidad de vida de cada uno de nuestros clientes.

Siento y veo cada día que es posible producir mejor. Que merece la pena hacer cambios para ser más eficientes. Para todo esto es fundamental conocer en profundidad al animal, pero no tenemos que olvidarnos de que nos dedicamos a la producción, y que los servicios veterinarios no se los prestamos a un particular, sino que lo hacemos a una empresa cuyo fin último es ser rentable. Por ello además de al animal tenemos que conocer lo que necesita el ganadero, lo que pide el mercado, cuándo y cómo producir, cómo disminuir los costes y cómo aumentar los ingresos.

Debido a todo esto esta semana voy a estar en los Cursos de Verano de El Escorial, aprendiendo un poco más de gestión de negocio. Y por eso estuve el mes pasado con Giovanni Gnemmi, porque creo que una de las mejores vías para optimizar una explotación es gestionar correctamente la reproducción. Y aunque ahora mi objetivo sea ayudar al ganadero, estaría cometiendo un error si dejara totalmente de formarme en medicina y por eso estuve en Burgos en el congreso de Anembe y una de mis lecturas veraniegas va a ser las comunicaciones del Foro Nacional Ovino.

Y como en todo trabajo vocacional, y eso lo compartimos con los ganaderos, ahora el reto consiste en ser capaz de hacer compatible el trabajo diario, la formación, el desarrollo empresarial y los nuevos proyectos con la vida fuera del trabajo: familia, amigos, aficiones… Esa ansiada conciliación familiar y laboral que es la asignatura pendiente de muchos ganaderos y veterinarios. Esto lo dejo para un nuevo artículo cuando empiece a dominarlo, que espero que sea pronto, porque ahí si que me queda muchísimo por aprender.

Curso ecografia vacuno bovinevet 2015

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Gestión económica y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s